Por Luis Aranguren
3 November, 2020

Daba vueltas a su alrededor buscando alguna señal de vida, no se iría hasta lograrlo.

Los pájaros muchas veces suelen ser víctimas de los vidrios de las ventanas y puertas, quizás porque vuelan a altas velocidades. Claramente al ser transparentes, no se fijan a tiempo de los pequeños reflejos y chocan.

Hay animales que por su débil sistema óseo no pueden resistir el impacto, tal es el caso de los colibríes.

Facebook / Yvonne Clifford

Afortunadamente hay otros que sí, aunque es probable que el golpe los deje tontos por un rato, logran recuperarse. Tal es el caso de este pájaro que chocó contra una de las puertas de Yvonne Clifford, en Irlanda.

Aunque quedó atontado y con las patas arribas, un amiguito le daba ánimos en repetidas ocasiones para que se levantara. Quería ayudar y descubrir si estaba con vida, le dio vueltas y cantaba para animarlo a que se levantara.

Aunque tardó mucho, por suerte esta historia no terminó trágicamente y el pájaro accidentado se levantó.

Parecía un poco desorientado, el golpe tuvo que ser muy duro para que quedara de ese modo tras chocar. Pero después de un rato y tomar algo de aire, salieron volando juntos hacia otro lado y no se supo más de ellos.

Facebook / Yvonne Clifford

Es lamentable haberse tenido que dar ese golpe, pero al menos le sirvió para ver que hay otros de su especie que se preocupan por él.

La publicación en Facebook tuvo miles de reacciones, pues muestra a la naturaleza en todo su esplendor. Nos enseña que sin importar la especie, siempre debemos tener la disposición de ayudar a los nuestros.

También nos muestra lo importante de colocar algún tipo de adornos en los cristales de nuestras casas.

Sabemos que no existe ningún tipo de mala intención, pero estos accidentes son muy comunes en las casas. No todas las aves son tan fuertes para sobrevivir a estos golpes, pues al ver el espacio despejado, piensan que todo está libre y vuelan a gran velocidad.

Facebook / Yvonne Clifford

Es como ir manejando en bicicleta y de pronto chocar contra un muro, nosotros los humanos solemos usar cascos pero los pájaros no. Así que todo el impacto suele ir directo a su cráneo o pico, por eso esta ave se desmayó por un largo tiempo.

Facebook / Yvonne Clifford

Seguro no fue un gran fin de semana para esta ave, pero al menos no terminó sola su trayecto y no se sabe si seguirá junto a su nuevo amigo quien le salvó la vida.

Puede interesarte