Por Cristofer García
22 septiembre, 2022

Esta cachorra a la que llamaron Zoom, fue dejada a su suerte en este bosque en Othello, en Washington, Estados Unidos, cuando solo tenía 4 meses de vida.

La peor situación por la que puede atravesar un animal quizás sea el abandono, porque ello no entenderán las razones de por qué su familia los dejó en la calle para no regresar. Lastimosamente, este tipo de hechos no son aislados sino que frecuentemente se conocen más y más casos.

En ese tipo de circunstancias es importante saber cómo actuar, pero lo principal es no dejarlo solo e ignorar la situación, porque esto puede significar lo más grave para la vida del peludo. Por ello hay que responder a esta emergencia lo más rápido posible.

Adams County Pet Rescue

Una situación de esta naturaleza ocurrió recientemente en la ciudad de Othello, en Washington, Estados Unidos, donde una perrita de 4 meses fue hallada en un bosque, luego de que la abandonaran a su suerte.

Por fortuna, la organización Adams County Pet Rescue se enteró del caso y actuó con prontitud para salvar a la cachorra. Esta canina tenía una semana en el mismo lugar, como si esperara a que regresaran por ella.

Para lograr acercarse hasta ella, los rescatistas tuvieron que ganarse su confianza con comida, para que así entendiera que esta vez nadie le haría daño. “Estaba tan asustada y ladrando mucho. Los perros en esta situación son ​​muy difíciles de atrapar”, comentó Kyya Grant, directora de esta organización, en conversación con The Dodo.

Adams County Pet Rescue

A pesar de que tuvieron que marcharse en primera instancia y volver luego, se percataron de que no pasara demasiado tiempo sola. “Me fui brevemente, volví esa noche, saqué algo de comida y hablé con ella un poco más”, detalló Grant.

Adams County Pet Rescue

Fue solo cuando la perrita estuvo en confianza que probaron meterla en la caja para llevarla a un lugar seguro. Al regresar la mañana siguiente, la canina reconoció a Grant y salió emocionada de su escondite para verla. Fue así como se la llevaron, tomándola en brazos y metiéndola a la caja.

“Ella no reaccionó en absoluto. Ella me dejó recogerla, así que la puse en la caja y volví directamente a casa”, recordó.

A la canina, que fue llamada Zoom, le tomó su tiempo adaptarse a su vida en el refugio, pero de a poco se fue soltando. De esa forma se recuperó y no tardó en encontrar un nuevo hogar, luego de que una pareja se interesara en adoptarla.

Puede interesarte