Por Lucas Rodríguez
3 marzo, 2022

Los rescatistas creen que Flo y lo demás cachorros rescatados eran usados para reproducirlos y vender sus crías. Pero las condiciones en las que los tenían viviendo distaban mucho de ser ideales.

Es cierto que un perro leal, que ha pasado tiempo con una persona, es capaz de aguantar muchísimo para seguir a su lado. Es cosa de ver a los perros que viven junto a quienes se encuentran en situación de calle: cachorros que distan bastante de encontrarse en buena salud, pero que de todas maneras prefieren seguir al lado de su compañero humano. 

RSPCA

A pesar de esto, para tener un cachorro viviendo en buenas condiciones, es necesario tener mucho más que cariño y un gran corazón. Especialmente si lo que se busca es tener un criadero.

RSPCA

Eso era a lo que apuntaban los dueños anteriores de Flo, una perrita que fue rescatada por los especialistas de la Royal Society for the Prevention of Cruelty to Animals, la organización oficial de cuidado de animales del Reino Unido. La cachorra fue rescatada junto a varios más de características similares a ella. Lo que la hacía tan especial, era el hecho de que Flo estaba en particularmente terribles condiciones. 

RSPCA

Para quienes dieron con ella, la cachorra se encontraba encerrada en un patio muy pequeño. Apenas tenía espacio para sí misma, así como tampoco una gran cantidad de comida o agua.

RSPCA

Era cosa de verla: Flo estaba en los huesos, habiendo consumido todos sus músculos y grasa corporal. Al sacarla de ese lugar, los rescatistas llegaron a la conclusión de que la perrita estaba siendo utilizada para criar camada tras camada de perros, cosa de vender a los cachorros mientras aún fueran pequeños. 

RSPCA

Las condiciones de Flo eran tan lamentables que fue necesario mucho más que solo comida y agua. Debieron tratarla con especialistas médicos, quienes recomendaron que todo se hiciera con tiempo y preocupación: Flo estaba tan débil, que si entraban demasiado brusco, podría costarle la vida. Era preferente que se fortaleciera un poco antes de ello. 

RSPCA

El tiempo, la comida, los tratamientos y el amor de sus nuevos cuidadores hicieron efecto.

RSPCA

En un par de meses, Flo recuperó peso. El pelo volvía a crecer en su cuerpo. Y lo más importante de todo, ella recuperó su ánimo y confianza en las personas. Tanto así, que los mismos cuidadores están teniendo problemas para darla en adopción: debido a lo agradecida que es, Flo se ha convertido en una de sus favoritas. 

Puede interesarte