Por Javiera González Dinamarca
23 January, 2023

“Es una pena porque todo lo que él necesita es una casa”, dijo su rescatista en un reportaje que le hicieron al peludito. Afortunadamente el mensaje llegó a muchos televidentes y una amable familia decidió darle una segunda oportunidad.

Rescatar un perrito de la calle es un acto muy noble, y hay millones de organizaciones a nivel mundial que solamente se dedican a ello. Sin embargo, ese solo es el primer paso en la vida de estos adorables animales, pues también necesitan que los adopten.

En ese sentido, este perrito a quien llamaron “Vagabundo” en el centro que lo rescató, llevaba más de 10 años esperando que lo adoptaran. La mujer que se encargaba de él dijo: “Cada vez que entraba a su recinto lo acariciaba“, esto para demostrarle que no estaba solo.

KWCH

Si bien muchas personas se interesaban en él, en realidad nadie quería comprometerse con su adopción. Pero este adorable peludo nunca se dio por vencido y esperó pacientemente casi toda su vida para que alguien finalmente lo adoptara.

El periodista Bert Harry fue hasta Hallmark Kennels, la organización que rescató a Vagabundo, para visitar al perrito. Entonces, el hombre creó todo un reportaje sobre la historia del peludito para intentar encontrarle un hogar donde pudieran entregarle todo el amor que necesitaba.

KWCH

Fue allí que su rescatista afirmó: “Es una pena porque todo lo que él necesita es una casa […] Ama abrazar personas y demanda atención“. Era obvio que el peludito tenía una personalidad irresistible, algo que varios televidentes pudieron ver en el reportaje.

Gracias al gesto del hombre Vagabundo logró encontrar una familia que lo adoptó. Tras 10 largos años el perrito finalmente pasará el resto de su vida acompañado de quienes se comprometieron a darle cariño y todo lo que él necesite.

KWCH

Al igual que este peludito, miles de otros perros esperan que alguna persona se apiade de ellos y los adopte. Si tienes los recursos y las ganas, definitivamente un perrito te agradecerá que lo lleves contigo a casa, muchos de ellos pasan toda su vida esperando que alguien les entregue amor.