Por Catalina Maldonado S.
20 January, 2023

Dante tenía 8 años, fue un perro muy sano, nunca se enfermó y siempre tuvo mucha energía, pero cuando su dueño falleció, a los pocos días desarrolló muchas enfermedades y terminó partiendo. Lo llaman “muerte por tristeza”.

Dicen que los perros son la criatura más fiel del mundo, no por nada los llaman “el mejor amigo del hombre”. Sin embargo, nadie esperaría que un perrito pudiese seguir a su dueño, incluso una vez que este parta al cielo. 

Esta es la historia de Dante, un perrito de ocho años, que tras la muerte de su dueño, falleció a los pocos días pese a estar completamente sano. 

Twitter @Viccoronado

A través de un extenso hilo en Twitter escrito por el usuario Victor Coronado, contó la historia de como Dante, su perro, siguió a su novio fallecido, Eliot, y se despidió de él antes de irse. 

“Mi novio y Dante eran muy cercano, Eliot lo consentía mucho y Dante era súper chipilon con él. Así podían estar todo el día”, dijo Victor adjuntando una foto de la dupla muy unida.

Twitter @Viccoronado

“Cuando Dante tenía 5 años, yo decidí regalarle a mi novio una perrita a quien llamó Nova. Nova eran sus ojos, la adoraba, se la llevó a CDMX cuando se fue a vivir allá un año y la quiso muchísimo”, contó Victor sobre el segundo perrito que llegó a su vida.

Sin embargo, un día Eliot partió y eso afectó mucho a sus mascotas, y por supuesto a él también: “El día que Eliot fallece nuestros perros lo resintieron muchísimo, se acostaban y solo me veían llorar, yo trataba de ser fuerte por ellos, pero no podía. Un día, me senté con ellos y los acurruqué y les dije que Eliot los quería mucho, que desde allá los iba a cuidar”. 

Pero lo que más le llamó la atención fue la actitud de Dante: “Se volteó a verme y literal vi cómo salían lágrimas de sus ojos, fue muy impresionante, era como si entendiera totalmente lo que yo le estaba diciendo”.

Twitter @Viccoronado

Toda la tristeza tras la partida de Elliot era acompañada por sus perritos. Sin embargo, días después, notó que Dante estaba extraño, pues tenía las patitas “dormidas” y con suerte podía caminar. Situación que obligó a Victor a llevarlo al veterinario y hacerle unos estudios, que quedaron en enviarle al día siguiente. 

“Al día siguiente me fui a trabajar y Dante estaba bien, le hice cariños y me despedí de él”, dijo Victor, sin saber que esa sería la última vez que vería a su perrito con vida. 

“Él me movió la cola y me fui contento porque lo había visto mucho mejor. Me acordé que más tarde me entregarían los análisis y pensé que no tendría nada malo. Cuando regresé del trabajo como a medio día, encontré a Dante muerto. Se me había ido”, escribió en Twitter.

“Lloré tanto, no podía creer que mi novio acababa de morir y días después mi perro también me dejaba. Sentía que me estaba volviendo loco. Me dolía el alma entera”, continuó.

Ante la horrible escena, Victor llamó a la veterinaria y esta llegó en menos de cinco minutos, donde presionó que le enviarán los resultados para saber qué había ocurrido con Dante: “Resulta que los estudios decían que tenía muchas enfermedades. No recuerdo exactamente cuáles. Pero eran varias”. 

Según le explicó la profesional, Dante había sufrido una “muerte por tristeza”, que es cuando los perros les bajan tanto las defensas debido a su tristeza que se enferman de todo en cuestión de días.

“En ese momento lo entendí todo. Dante, mi perro, había decido acompañar a Eliot en su otra vida para no dejarlo solo y Nova, que era el corazón de Eliot, se había quedado conmigo”, escribió Victor.

Twitter @Viccoronado

Actualmente, Victor vive con Nova y son uno, pues para él esta perrita representa a Eliot, su novio, y el gran amor que se tuvieron.