Por Camilo Morales
29 septiembre, 2022

Camryn y Emma, quienes fueron encontrados en un terreno baldío, no dejaban de tocarse las narices cuando se volvieron a ver en la fundación. “Quiero encontrarles un hogar para siempre juntos”, dijo la rescatista.

La vida callejera suele ser hostil para aquellos perritos que son abandonados a su suerte. No muchos tienen la fortuna de pasar esos días sorteando la crudeza de las extremas condiciones a las que se someten.

Y es que los animales deben arreglárselas para conseguir alimento y agua para sobrevivir. Aunque hay algunos que tienen la bendición de poder estar acompañados, ya sea por otros humanos que viven en la vía pública u otros perritos.

Suzette Hall

Ese es el caso de Camryn y Emma, dos perritos hermanos que se mantuvieron juntos luego de que sus irresponsables e indolentes dueños los abandonaran en un parque nacional, según informó The Dodo.

Esta pareja fue encontrada por Suzette Hall, fundadora del centro de rescate Logan’s Legacy, quien recibió la información de que un empleado del parque los había estado alimentando varias veces al día para que no sufrieran desnutrición.

Suzette Hall

Tras dos semanas alimentándolos, el empleado decidió llamar a la fundación, porque él ya no se podía hacer cargo. “Él siguió intentando acercarse a ellos, pero eran demasiado asustadizos“, explicó Suzette.

Ahí fue que la rescatadora entró en acción para salvar a estos hermanos. “Estábamos teniendo la peor ola de calor cuando me llamó. No pensé que todavía estaría allí, pero ahí estaban. Acostados uno al lado del otro“, contó.

Suzette Hall

La actitud de los dos perritos sorprendió a Suzette, ya que Camryn y Emma siempre permanecían juntos, cuidándose y acercando sus narices en señal de apoyo.

Como le tenían miedo a cualquier humano que se acercara, la rescatadora tardó varias horas en ganarse su confianza para llevárselos hasta el refugio. “Le hice cariño a Camryn y le mostré a Emma que todo estaba bien“, explicó.

Suzette Hall

Los dos cachorros fueron rescatados por separado y luego se reencontraron en el refugio. “Emma besó a su hermano (…) Cuando el veterinario los sacó por la parte de atrás morían por verse. Seguían tocándose las narices como si dijeran: ‘Está bien, estamos juntos. Todo está bien“, contó Suzette.

Ahora la cuidadora espera poder conseguir una familia que los quiera acoger de forma permanente. “Quiero encontrarles un hogar para siempre juntos. No voy a separar a estos dos“, cerró.

Puede interesarte