Por Camilo Morales
4 noviembre, 2021

Pierpaolo Paradisi estuvo presente en una inundación ocurrida en Italia en 2011. Su perrito se puso encima de él cuando iba manejando en plena tormenta y tuvo que detener su coche. Ahora un hotel lleva su nombre.

Hay desastres naturales que sorprenden por su magnitud y su impacto, sobre todo cuando existen vidas humanas involucradas y personas que han perdido sus bienes materiales, e incluso a familiares y cercanos.

Eso ocurrió en Cinque Terre, Italia, cuando en 2011 una inundación afectó a gran parte del pueblo. Fue tanta la destrucción que fallecieron 13 personas, mientras que cientos de habitantes perdieron sus casas y sus pertenencias.

Pierpaolo Paradisi

La inundación dejó las calles llenas de barro y provocó numerosos cortes de camino, según informó en su momento TeleMadrid. Y para Pierpaolo Paradisi afectó de una manera muy extraordinaria, ya que un perro que había adoptado hace poco tiempo le salvó su vida, según informó Razoes Para Acreditar.

Este hombre trabajaba en un lugar cercano a los acantilados de Vernazza cuando las lluvias azotaron aquella región italiana. Un mes antes del desastre, Pierpaolo había adoptado a Leo, un perrito con quien iba a todos lados.

Pierpaolo Paradisi

El día del temporal el hombre se encontraba en su auto, haciendo un pequeño recorrido cercano a un monte. “Hubo un tornado que golpeó las montañas y no podía ver ni un metro más adelante. Tuve una visión de alrededor de un pie, así que manejé extremadamente lento“, dijo.

Su perro estuvo en la parte trasera del coche muy tranquilo. Sin embargo, llegó un momento en que se descontroló y saltó hacia adelante. “Tuve que detenerme. Estaba enojado. Le grité, ‘Leo, ¡estoy conduciendo!“, contó.

Pierpaolo Paradisi

Pero como si fuera parte del destino, un acantilado se derrumbó justo por delante del carro. Su perro le salvó la vida, porque de haber seguido acelerando, habría quedado enterrado bajo toneladas de tierra y rocas.

Ese suceso lo impactó tanto que cuando decidió hacer su hotel propio en la zona le puso el nombre del perrito en su honor: “Leo’s Lodge“. Ahora, el perrito ya tiene 14 años y es parte importante del hotel, ya que siempre es quien recibe a los huéspedes que visitan la zona.

Puede interesarte