Por Valentina Miranda
9 septiembre, 2022

Lucas es un pingüino africano de 4 años que padece pododermatitis, una condición que le impide caminar con normalidad. Recibe tratamiento en el zoológico de San Diego (EE.UU), donde ha dado sus primeros pasos tras recibir sus botas acolchadas y con velcro para vivir plenamente.

Al igual que los humanos, los animales necesitan ayuda de vez en cuando, sobre todo cuando nacen en condiciones que terminan siendo una desventaja para sobrevivir en su hábitat natural.

Ese es el caso de Lucas, un pingüino africano de 4 años que padece pododermatitis o ‘bumblefoot’ en inglés, una infección bacteriana y reacción inflamatoria que provoca un conjunto de condiciones degenerativas en sus patas, y que puede afectar a cualquier tipo de ave.

BBC

Una condición permanente en el cuerpo de Lucas, por lo que reside en el zoológico de San Diego en California (Estados Unidos) para recibir los cuidados y tratamiento necesarios, ya que sin ellos podría sufrir mucho más e incluso perder la vida, según NPR.

Esta afección prácticamente le impide caminar con normalidad, pero como señalaron los funcionarios del parque, ahora “tiene una nueva oportunidad de prosperar” gracias a unas botas ortopédicas que recibió.

Ken Bohn

Este calzado está adaptado a la forma de las patas de Lucas, y está hecho con neopreno y caucho. Un cambio que el personal del parque celebra por el bienestar del ave.

“Conozco a Lucas desde hace mucho tiempo, por lo que tener la capacidad de brindarle la oportunidad de vivir una vida normal me hace sonreír, dijo la Dra. Beth Bicknese, veterinaria principal del zoológico en un comunicado de acuerdo al medio.

En cuanto el equipo que cuida de Lucas observó sus primeras llagas, no dudó en llamar a Thera-Paw, una empresa que diseña productos de ayuda para animales con el fin de que le diseñaran las botas que luce ahora.

Jaimie Well

Como explicó la Dra. Bicknese según NPR, su calzado está acolchado y tiene velcro, el cual le ayudará a convivir plenamente con los demás pingüinos y hacer otras actividades como escalar rocas, nadar, anidar y hasta encontrar pareja.

“Nos sorprendió gratamente el cambio inmediato en Lucas después de que le pusiéramos sus botas nuevas. Verlo moverse ahora nos da la esperanza de que pueda estar bien en el futuro y que pueda vivir una vida plena, dijo Debbie Denton, especialista sénior en el cuidado de la vida silvestre del zoológico, de acuerdo al medio.

Un nuevo comienzo para Lucas.

Puede interesarte