Por Antonio Rosselot
22 junio, 2022

Suchart Plodtuk (Tailandia) llevaba unos cuantos días buscando a Sun, su perrito de 14 años desaparecido sin dejar rastro. Cuando finalmente lo escuchó llorar desde lo profundo de un ducto en su patio, supo que tenía que hacer todo lo posible para salvarlo.

Suchart Plodtuk, de 50 años y proveniente de Chonburi (Tailandia), estaba bastante desesperado en tiempos de cuarentena: Sun, su pequeño perrito poodle, había desaparecido sin dejar rastro el 11 de marzo pasado. Nadie sabía dónde estaba Sun, y para un perro anciano de 14 años como él, extraviarse así podía ser cosa seria.

Desolado, Suchart comenzó la búsqueda y, al tercer día, cuando estaba haciendo un par de cosas en el patio trasero de su casa, escuchó un extraño ruido que le recordó a Sun.

Newsflare

Buscó sin parar y se dio cuenta de que el sonido venía de un ducto de drenaje ubicado en una esquina del patio, así que se asomó para acabar viendo a su pequeño perrito atascado en medio del ducto, muy estrecho de tamaño.

El hombre estiró la mano adentro del ducto, pero no alcanzaba a tocar a su perro así que decidió llamar al servicio de rescate para que lo sacaran de ese suplicio. Mientras, puso un par de ventiladores apuntando al ducto para que Sun se mantuviera con una temperatura fresca y no se sofocara.

Newsflare

Una vez que llegaron los rescatistas, la maniobra no fue más fácil. Como era imposible acceder al ducto desde el patio de Suchart, tuvieron que ir a la calle y cortar la reja de metal que protegía al drenaje. Mientras tanto, Suchart se encargaba de mantener activo a Sun hablándole y haciendo ruidos.

Afortunadamente, uno de los rescatistas logró acceder —mediante un martillo y un pico— al lugar donde Sun estaba atrapado y lo sacó cuidadosamente a la superficie. El perro todavía estaba un poco aturdido y algo débil tras su rato sin comer, pero mantuvo la calma en todo momento.

Newsflare

“Sin la ayuda de estas personas, mi perro habría terminado muerto de sofocamiento en esa calurosa tubería. Creo que se cayó porque está envejeciendo y perdiendo la vista en un ojo, además. Sin embargo, aunque esté viejo y débil, igualmente haríamos todo lo posible por salvarlo”.

Suchart Plodtuk a Newsflare

Sun debe estar descansando ya en su casa, sin entender mucho cómo pasó lo que le pasó. Quizás para el perro fue una anécdota más en su longeva vida, pero la preocupación de su dueño hará de esta situación algo para el recuerdo.

Puede interesarte