Por Constanza Suárez
4 agosto, 2020

El pequeño Charlie estaba atado con cinta adhesiva alrededor de su cuello, patas y estómago. Afortunadamente ya está a salvo.

Un pequeño gatito llamado Charlie fue encontrado con quemaduras brutales después de que la arrojaron a un contenedor con petardos pegados a su pelaje. RSPCA Queensland recibió una llamada alertando sobre la situación del gatito y lo encontraron en Park Ridge en Logan, al sur de Brisbane, el 27 de julio.

Encontraron a Charlie con cinta adhesiva alrededor de su cuello, piernas y estómago, y se creía que los petardos estaban metidos dentro de las ataduras. Los veterinarios quitaron las ataduras y encontraron marcas de quemaduras en el cuello y la boca de Charlie. También descubrieron restos de petardos cuando retiraron la cinta.

RSPCA

Dos días después, los inspectores de RSPCA y la policía de Queensland registraron una casa en Crestmead, donde vive un hombre de unos 20 años. RSPCA QLD dijo en un comunicado que supuestamente se encontraron fuegos artificiales y petardos dentro de la casa, así como drogas y un arma de fuego antigua.

Supuestamente también se encontró una cinta con piel de gato y un teléfono móvil con un video de una persona encendiendo petardos que fueron pegados al gatito. No se encontraron animales en la propiedad.

RSPCA

Daniel Young, inspector jefe de QLD de RSPCA, dijo que la investigación está en curso. “Francamente, no tengo palabras”, dijo, según Daily Mail. 

“Cómo alguien podría tratar a un animal así y luego desecharlo como basura es espantoso. Este nivel de ofensa muestra una falta total de empatía y un nivel de crueldad muy inquietante”, agregó.

RSPCA

La organización Royal Society for the Prevention of Cruelty to Animals está buscando información sobre los autores de este horrible hecho y pide que los ciudadanos den información en caso que la tengan.

Puede interesarte