Por Camilo Morales
24 January, 2023

“Lo estamos fortaleciendo con ejercicios y comida y está respondiendo bien (…) Ahora se involucra e interactúa con la gente, lo cual es maravilloso de ver”, informaron sus rescatistas.

Numerosos zoológicos siguen funcionando a lo largo del mundo. Algunos tienen mejores condiciones que otros, ya que todavía hay animales que sufren del cautiverio y las malas prácticas de sus dueños.

Muchos de ellos no comen lo suficiente, viven en jaulas pequeñas, no tienen contacto con otros animales y sufren un estrés constante por su precaria vida.

Pixabay

Lo peor de todo es cuando los zoológicos son pequeños y no tienen el financiamiento necesario. O peor aún, cuando sus dueños se van, el zoológico se cierra y los animales son abandonados en sus diminutas jaulas.

Eso le ocurrió a Rubén, un león de que tuvo que pasar 5 de sus 15 años abandonado en un recinto en la frontera entre Armenia y Azerbaiyán, lugar que era propiedad de un oligarca ruso que falleció.

Pixabay

Animal Defenders International entró al juego y se propuso rescatar a todos sus animales. El último de ellos fue Rubén, quien se encontraba en pésimas condiciones de salud.

Según informó Daily Mail, Jan Creamer, socorrista de la organización, explicó que la demora en rescatar a Rubén se originó porque no tenían suficiente espacio en los albergues. Además, contó que cuando llegaron a liberarlo estaba tan débil que ni siquiera podía rugir.

Roger Allen

Todavía está tratando de rugir. Rubén nunca ha sentido el sol en la espalda ni el viento en la cara. Ahora pronto encontrará un hogar en un santuario de Sudáfrica donde, según esperan sus rescatistas, volverá a rugir“, detalló.

Su liberación fue complicada porque se trata de una región que tiene algunos conflictos bélicos y políticos. Es por eso que tuvo que ser con el máximo secreto y con una planificación muy detallada.

Roger Allen

De inmediato fue puesto en manos de profesionales y especialistas que lo examinaron. Al estar varios años sin su alimentación correcta, Rubén estaba desnutrido, con su pelañe enmarañado y con debilitamiento en sus músculos. De hecho, eso le ocasionó algunos daños neurológicos y en su columna vertebral.

Una de las cosas positivas es que una vez que llegue hasta el refugio en Sudáfrica podrá gozar de alimentación y acceso a su hábitat natural.

Roger Allen

Lo estamos fortaleciendo con ejercicios y comida y está respondiendo bien (…) Ahora se involucra e interactúa con la gente, lo cual es maravilloso de ver. Sus llamadas no fueron respondidas durante cinco años, pero confiamos en que volverá a rugir“, cerró Jan.