Por Valentina Miranda
11 noviembre, 2022

Los canes de refugios con bajos recursos de California (EE.UU) se refrescan gracias a la ayuda de Debbie Bloom junto a otras organizaciones, quienes también entregan ventiladores industriales. “Se acostarán junto al hielo, lo masticarán, lo lamerán, jugarán con él y, a medida que se derrita, bajará la temperatura del aire”, dijo a Daily Mail.

El verano es la estación del año favorita de muchas personas en el mundo porque los días son perfectos para refrescarse en la playa, piscina, o en un parque comiendo un delicioso helado, pero al igual que todas las cosas, también tiene sus desventajas.

Las olas de calor pueden afectar a una población entera causando insolación o deshidratación, y los animales no se liberan de esto, pero eso es algo que Debbie ‘Deb’ Bloom sabe muy bien y se ha encargado de solucionarlo con un sencillo elemento: hielo.

Debbie Bloom Feldstein

La canadiense se encuentra en la ciudad de California (Estados Unidos), donde las olas de calor suelen afectar a la zona durante el verano, sobre todo a los perritos que viven en refugios y no tienen cómo refrescarse. A diferencia de los humanos, ellos no pueden comprarse un aire acondicionado.

Es por eso que Debbie tiene una forma de aliviar sus días, y esta consiste en entregar bloques de hielo en los refugios, un trabajo que hace junto a otras organizaciones como Pups Without Borders, MaeDay Rescue, y Viva la Vida Animal Rescue.

Debbie Bloom Feldstein

No todos los refugios tienen los fondos necesarios para cubrir necesidades como esta, lo cual se vuelve urgente al acoger tantos canes, por eso Debbie tiene claro el objetivo. “Mientras haga calor, continuaremos entregando hielo y ventiladores a los perros, dijo a Daily Mail.

“Todos los refugios están a plena capacidad, hace calor y estos perros están sentados en estas jaulas de cemento. Mi objetivo es ayudar a cientos y cientos de perros, idealmente miles, agregó.

Debbie Bloom Feldstein

Junto a su equipo, Debbie ha suministrado ventiladores industriales al refugio de animales de East Valley y de Los Ángeles West Valley. Durante un fin de semana largo entregaron 907 kilogramos de hielo a la Sociedad Protectora de Animales de Palm Springs (Estados Unidos), donde la temperatura ha alcanzado los 43 grados Celsius.

Gracias a este gesto, cientos de perritos han podido refrescarse con sus propios bloques, los cuales disfrutan y agradecen con sus enormes sonrisas y el movimiento de sus colas.

Debbie Bloom Feldstein

“Los perros se acostarán junto al hielo, lo masticarán, lo lamerán, jugarán con él y, a medida que se derrita, bajará la temperatura del aire. También colocamos bloques de hielo frente a los ventiladores industriales, dijo la activista a Daily Mail.

Los cubitos de hielo no funcionaban porque se derretían muy rápido y después intentaron con juguetes Kong congelados que rellenaban con mantequilla de maní. “Era demasiado lento y tedioso. Los bloques de hielo son la respuesta. Son los más eficaces, comentó Debbie al sitio.

Su misión de ayudar continúa en invierno, ya que reparten frazadas, mantas y suéteres a los perritos de refugios para que se protejan del frío. La solidaridad no acaba.

Puede interesarte