Por Cristofer García
24 January, 2023

“Al principio pensamos que era viejito, pero el veterinario nos dijo que tenía entre 4 y 5 años. Ya lo peluquearon, le hicieron un baño. Ya nos quedamos con el perrito, la idea era que apareciera el dueño y saber por qué lo dejó allí”, dijo Dagoberto Rojas.

Por más dura que sea una situación para alguien abandonar a su mascota nunca debería ser una de las opciones a tomar en cuenta, porque se trata de un ser vivo que no merece ser dejado en la calle a su suerte, como suele ocurrir en muchos casos lamentables.

Siempre estará la opción de contactar a alguna fundación que pueda hacerse cargo del animal y ofrecerle un mejor futuro, porque el ser dejado en las calles es condenarlo a una vida de sufrimiento. Alguien que sabe muy bien que eso es incorrecto es Dagoberto Rojas, un taxista de la ciudad de Bogotá, capital de Colombia, quien adoptó a un perrito que abandonaron en su vehículos mientras trabajaba.

El Tiempo

Esto ocurrió mientras dejaba a un hombre a su destino, como suele hacer con tantos clientes diariamente. El usuario no contaba con el dinero en efectivo para pagarle, por lo cual le dijo que iba un momento a un cajero para sacar la plata para cancelar la deuda. Sin embargo, dejó al perrito con el taxista y nunca regresó a pagar, ni tampoco a buscar al peludo.

En ese momento Dagoberto sabía que era su responsabilidad hacer algo por este cachorro y no tuvo mejor idea que adoptarlo. Al revisar bien al perrito que dejaron en el auto notó que traía consigo una carta con una explicación de por qué lo había abandonado.

El Tiempo

“Me dijo, vecino, no tengo plata, ya vengo y me quedé esperándolo como una hora. El perrito venía en tula de tela y empezó a aullar, lo saqué y vi la carta que decía cómo limpiar sus paticas, como servir la comida por la mañana”, contó Dagoberto en conversación con Blu Radio.

No fue difícil conseguirle un nombre y rápidamente lo llamó “Toby Taxista“, porque desde ahora sería su fiel compañero. Lo siguiente que hizo fue llevarlo al veterinario para que lo examinaran.

Dagoberto Rojas

“Al principio pensamos que era viejito, pero el veterinario nos dijo que tenía entre 4 y 5 años. Ya lo peluquearon, le hicieron un baño. Ya nos quedamos con el perrito, la idea era que apareciera el dueño y saber por qué lo dejó allí“, sostuvo el taxista.