Por Luis Aranguren
17 mayo, 2022

Pese a que le dijo a la recepcionista que el felino agonizaba, nadie quiso pararse a observar. Una emergencia que pudo terminar de otra manera.

Trabajar en el área de la salud es más que una carrera, es un compromiso con la vida, personas con la disposición de hacer todo lo necesario para salvar a otros. Tengan en cuenta que cuando nos referimos a salud, hablamos también de los animales y cualquier ser vivo que necesite ser atendido.

Lamentablemente, más que un deber, para algunos es un compromiso del cual pueden prescindir cuando quieran, dejando que se pierdan vidas.

BioBio Chile

Es así como llegamos a Camila González, una joven de Concepción, Chile, que se dedica a rescatar animales y perdió a uno cuando los veterinarios se negaron a atenderlo porque estaban en hora de comida. Resulta que había rescatado a un gatito en condiciones críticas, el cual fue tratado y solo debía reposar.

Lamentablemente tuvo una convulsión que había durado bastante por lo que decidió llevarlo rápidamente a la Clínica Veterinaria SOS. Fue entonces cuando una recepcionista le dijo que no podían atenderla porque los veterinarios estaban en colación (permiso para comer en Chile).

BioBio Chile

“Vuelva en una hora, o vaya a Manuel Bulnes”, fue la respuesta que recibió y aunque insistió en que se trataba de una emergencia, no recibió ayuda.

Así que pidió otro auto y lo más rápido que pudo fueron a otro centro veterinario, pero lamentablemente no resistió y falleció en el camino. “Le dije a mi novio que me pidiera otro auto, ya cuando íbamos en camino el gatito ya falleció. Yo llegué con él vivo a la clínica”, contó a BioBio Chile, lamentándose.

Por supuesto, denunciaron lo sucedido y muchos catalogaron lo ocurrido como inaceptable, dejaron que una vida se perdiera por negligencia médica.

Clínica Veterinaria SOS

Tras contactarse con el centro de salud, su administradora envió una declaración en la que no se disculparon, pero sí lamentaron la pérdida del felino.

“Como centro veterinario lamentamos profundamente la manera en cómo se desarrollaron los acontecimientos y nos afecta profundamente esta situación con el gatito y la tutora, puesto que nuestra intención y consigna como profesionales garantes de la seguridad y protección de todos los animalitos es siempre el dar lo mejor por todos los pacientes”.

–Valery Hernández, administradora de Clínica Veterinaria SOS dijo a BioBio Chile–

Solo queda esperar que hayan aprendido la lección y que contraten a personal que sea empático con los humanos y sus mascotas. Todo ser vivo merece ser tratado con dignidad y respeto, sobre todo al tener en cuenta que es una clínica y las emergencias pueden ocurrir.

Muchas fuerzas a la joven Camila González, seguro que Oreo, como le llamaron, agradeció pasar sus últimos días junto a una persona tan maravillosa y que le demostró que era amado.

Puede interesarte