Por Cristofer García
16 junio, 2020

Afortunadamente, tanto la madre como la cría fueron trasladadas a un refugio donde viven mejor. Ya no tendrá que seguir trabajando en las calles.

En Popayán, al oeste de Colombia, se vivió una situación irregular e indignante, cuando una yegua que era utilizada para jalar una carreta dio a luz de emergencia, en medio de la jornada de trabajo a la cual era sometida. No importó su condición, igual seguía trabajando hasta que no pudo más.

Quienes se encontraban en ese momento en el lugar le dieron una mano al animal en su parto. De esta manera pudo traer al un mundo a un potro negro, pero en medio de las miradas de decepción hacia su dueño.

Autor desconocido, ayúdanos a encontrarlo

“Los carretilleros ya saben perfectamente que un animal en estado de gestación no debe trabajar hasta que tenga su bebé y el bebé haya sido amamantado un tiempo”, dijo Constanza Arango, animalista, según reseñó Caracol.

De hecho, someter a un equino a trabajar en condición de embarazo, viola los reglamentos en esta materia y generó que a este sujeto se le fuera retirados ambos animales, que los llevaron a un refugio provisional.

Autor desconocido, ayúdanos a encontrarlo

“No volverá a trabajar, la idea es que ningún caballo en Popayán siga trabajando en vehículos de tracción animal”, afirmó Óscar Ospina, secretario de Salud de Popayán.

No obstante, aunque el decomiso del animal para poder darle una mejor calidad de vida, ahora en su etapa de cuidar de su cría, muchas personas en el momento, en el barrio de La Esmeralda, donde ocurrió, no estuvieron de acuerdo con esta medidas, a pesar de lo cruel que era para la yegua trabajar cargando peso.

Alcaldía de Popayán

“Mucha gente se enojó con nosotros porque decían que era el sustento de él, que cómo se le iba quitar el animalito, pero lo real es que los animales son seres sintientes y ellos deben de cuidarse y más si le está dando sustento a alguien”, comentó Constanza.

En esta ciudad existirían más de 500 caballos sometidos a este tipo de trabajo, de los cuales 350 lo harían de manera ilegal. Las autoridades buscan que esto termine, gradualmente.

“Les vamos a ofrecer una opción distinta de trabajo, pero necesitamos que esto se controle. No pueden seguir existiendo carretillas ilegales en la ciudad de Popayán”, dijo Juan Carlos López, alcalde de Popayán.

Autor desconocido, ayúdanos a encontrarlo

La buena noticia es que esta yegua no volverá a ser sometida al trato de cruel de trabajo pesado. Según informó la alcaldía, la yegua, ahora rescatada, fue nombrada Aler y su cría Coco. Ambos vives tranquilos desde ahora.

Puede interesarte